Invertir implica también hacer tres declaraciones que te ayudarán a tener abundancia

En esta oportunidad de declaraciones que te ayudarán a tener abundancia, voy a compartir contigo tres declaraciones que debes acostumbrarte a usar en tu vida diaria y que, sin darte cuenta, te llevarán en el camino correcto hacia tu libertad financiera.

Declaración de riqueza

A la gente, le da un tanto de miedo afirmar que algún día pueden llegar a ser ricos y prósperos. En el transcurso de nuestras vidas, nos acostumbramos a ver la riqueza como algo ajeno a nosotros, tanto es así, que somos incapaces de declarar que algún día nosotros seremos millonarios.

Puede ser, que pienses que, con el solo hecho de declarar riqueza, no van a suceder las cosas. Sin embargo, si a nuestro vocabulario lo familiarizamos con frases de abundancia, nuestro cerebro tendrá que ajustar sus patrones y eventualmente verá la riqueza como algo natural.

Lo que pretendemos evitar son: Esas sentencias que menosprecian la 
capacidad para generar riqueza. Si de forma consistente, pronunciamos
frases de escasez y de falta de oportunidades, el cerebro hará todo
lo posible por ajustarse a esas declaraciones.

Desde luego, que hay ocasiones en que la situación se torna tan obscura que pensamos que toda nuestra vida será de esa manera, pero en estos casos, debemos ser capaces de observarla desde un panorama intemporal.

Es decir, hoy podemos estar en esta situación, pero tenemos que estar convencidos de que en un futuro estaremos en abundancia.

Si la incertidumbre es la misma para la abundancia y para la riqueza, debemos adoptar la creencia de abundancia, ya que los desconocidos e intrincados caminos que sigue nuestro cerebro buscarán ajustar tu propia realidad, y es mejor que esta sea una realidad en la que brote la riqueza.

Declaración de salud

Es un hecho, muy conocido, que a todas las personas nos gusta hablar de nuestros males y achaques.

Podemos pasar mucho tiempo platicando acerca de cada mal que nos acontece y somos capaces de repetirlo cuantas veces sea necesario.

Desde luego, que los síntomas de algún mal se deben expresar, solo es cuestión de consultarlos y exponerlos con las personas adecuadas especialistas en sus disciplinas: doctores, dentistas, traumatólogos, entre otros.

No nos confundamos y pensemos que se trata de esconder nuestras enfermedades y males, el punto fundamental es una declaración de salud: Debemos sentirnos sanos, debemos buscar la vitalidad y tenemos que declararla, así que la próxima vez que alguien te pregunte cómo te sientes o qué ha sido de ti, coméntale que te sientes de maravilla, sano, fuerte y feliz.

Ya sé, que puedes pensar:

¿Y qué pasa con las enfermedades? Estas existen y son una realidad. Desde luego, que sí, como asimismo existen muchos síntomas que parecen enfermedades y no lo son.

Es muy conocido, el famoso “efecto placebo” usado en la medicina.

Este hecho demuestra que muchas enfermedades son generadas a través de nuestros pensamientos, y nuestro cuerpo tiene la capacidad de curación solo con un pequeño engaño.

Aún en casos muy extremos, algunas personas, con padecimientos graves han sido capaces de superarlos gracias a su fuerte convicción para salir de ellos.

Desde luego, que pudieron tener todos los avances de la medicina moderna a su alcance; sin embargo, sus declaraciones de fe y sus ganas de vivir pudieron marcar la diferencia.

Así que, si tienes que elegir entre realizar una declaración de afección o de salud, elige la fortaleza y el vigor, estos te mantendrán enfocado y con toda la disposición para conseguir tus metas.

Declaración de tiempo

La vida es demasiado corta como para desperdiciarla: En innumerables ocasiones transitamos por la vida sin poner demasiada atención al tiempo.

Sin embargo, cada segundo, minuto, hora y día están pasando en nuestra vida y el error es que en general, sumamos estos días, meses y años a nuestra existencia, cuando deberíamos ver este tiempo de la forma inversa:

Cada día que pasa, estamos restando vida a nuestra existencia.

Por fortuna, la vida es muy justa y todos tenemos las mismas veinticuatro horas de jornada para realizar lo que nos plazca.

Cómo invertimos estas horas es lo que marca la diferencia, y la capacidad de sacar provecho de estos momentos será de vital importancia en tu éxito financiero.

Mucha gente condiciona su éxito a la falta de tiempo.

Aunque, no hay falta de tiempo como tal, ya que el tiempo es el mismo para todos. Lo importante es saber en qué lo invertimos y saber usarlo a nuestro favor.

Si solo esperas que pase el tiempo para recibir tu pago quincenal, para ver tu serie de televisión favorita o ese partido que anhelas, estás desperdiciando el valor de que tiene tu tiempo.

El tiempo sigue su marcha lo queramos o no, así que hay que sacarle partido a esta cuestión. Vamos a poner un ejemplo: imagínate diez años atrás, y piensa que ya entendías lo valioso que puede ser el paso del tiempo y decidiste guardar cincuenta dólares de tu ingreso y ponerlo en un instrumento de ahorro en el que tus rendimientos sean muy conservadores.

Supongamos que esta práctica la mantuviste así durante diez años: mensualmente ahorrabas lo equivalente a cincuenta dólares, como cosa perdida.

Si realizamos un ejercicio con un interés muy conservador, en diez años estos cincuenta dólares mensuales te generarían aproximadamente diez mil dólares.

Y esto,  es solo usando ejemplos muy conservadores, los instrumentos de inversión y sus posibilidades son muy variados, así que hay que utilizar el beneficio del paso del tiempo a nuestro favor.

Por último, deja a un lado esa frase de “no tengo tiempo”, la vida es muy justa y nos da el mismo tiempo a todos. Busca maneras creativas para aprovechar el tiempo y verás cómo este actúa a tu favor.